samauri (samauri) wrote in naughty_mist,
samauri
samauri
naughty_mist

  • Mood:
  • Music:

Crónica de un Road Trip II

Continuamos el viaje por ese país que hoy es mejor que ayer.


Nos habíamos quedado cruzando el puente entre Canadá y USA, así que a volver a pasar la frontera otra vez. Baja las ventanillas, le dices "Good morning, Officer", él mira dentro a ver si llevamos polizones... Vamos, lo de siempre.
Y ahora nos toca otro viaje largo. Pararemos donde podamos según se nos vaya dando, intentando avanzar lo máximo posible para quedarnos cerca de Washington D.C. y aprovechar el día siguiente al máximo.

Así que... carretera.





Pasando por un montón de sitios con nombres curiosos:



De interestatal a interestatal



En las que tienen carteles en los que te avisan de las "atracciones", tipo "la bola de paja más grande" y demás, por si quieres desviarte un momento y pararte a ver las atracciones.



Carreteras con camiones asesinos que van más rápido que cualquier camión que hayáis visto ir rápido aquí



Con el tiempo aún revuelto pero empezando a dar señales de tregua de vez en cuando





Cenamos en un clásico, el Wendy's, en el que nos atiende esta camarera inspirada en el resto de camareras de bares de carretera. Seguro que se llama Lorraine, y ahí la tenemos, cenando con su familia una hamburguesa. Un clásico, ya lo he dicho.



Y ya bastante muertos, decidimos parar a dormir en un motel en el que me hacen firmar el libro de visitas y donde digo que cuits es menor para pagar un poco menos. ¡Economía de supervivencia! Las colchas deben de ser algo estándar en todo el país.



Cuál sería nuestra sorpresa cuando nos levantamos, abrimos las cortinas y desde nuestras habitaciones vemos... ¡un cementerio! Es lo que tiene llegar a los sitios de noche.



Desayunamos todo lo que podemos (y lo que no nos lo llevamos, como viene siendo habitual) y vuelta a cargar el coche para seguir ruta.



Y hacemos más y más millas...







Hasta que nos acercamos a nuestro destino, Washington D.C.. ¿Y por qué lo sabemos? Pues fácil:


(sí, vale, este Bartlett es republicano, pero eso no quita para que siga siendo gracioso xD)

Un coche de ese pequeño porcentaje de gente que vota republicano en la Costa Este. ¿Os imagináis ponerle a vuestros coches una pegatina de Rajoy/Aguirre? *shudders*



Ah Washington, tierra de presidentes, congresistas y funcionarios federales. ¡Claro que es el lugar para manifestarse! Aunque sólo sean dos:


-Contra la persecución de Falun Gong
- Una es Falun y otro Gong, obviously
*giggles*

Dejamos las maletas en el hotel, en el que nos quieren timar y darnos gato por liebre (more about that later), y salimos a recorrer la ciudad. Con lo primero que nos topamos es con el cuarte general de la Iglesia de la Cienciología, que ahora han decidido salvar a Amy Winehouse.



Cogemos el metro de puertas asesinas que intenta atraparme (y no es por falta de práctica, que todos los días me chupo dos horas de metro) para ir hasta The Mall, que es donde está todo el meollo de cosas que ver, y todo gratis. Gotta love this city!



El centro de visitantes es el Smithsonian Castle



Como tanto museo gratuito nos abruma y tenemos el tiempo más que just, decidimos hacernos los básicos y empezamos por el de Historia Natural.

Aquí vemos cómo trabajaban en fósiles y tú podías cotillear por el cristal a ver qué hacían. Supongo que estarán más que acostumbrados, pero tiene que ser raro en plan de convertirse en animales de zoo. Weird.



La sala del mundo marino era muy guay y había un montón de guías dispuestos a contarte lo que quisieras



De ahí nos fuimos corriendo al Air & Space Museum, que es muy curioso y muy entretenido, porque es de esos museos de tocar botones y aparatitos, que molan lo que no está escrito. Entramos en una réplica de una nave espacial, nos echamos en las camas de los astronautas, vimos cómo somos infrarrojos con detector de calor, comprobamos que en la Luna estamos también buenas...



Mierda, se está haciendo tarde y nos cierran los museos. Nooooooooooes! Pero espera, espera... ¡ha dejado de llover! ¡Una semana después!

!

Así que sin sitios a los que entrar, nos vamos al cuarte general de FBI. Heeeeee!



Y pasamos ahí delante más rato del estrictamente necesario, creedme.



Las tiendas de souvenirs son más que curiosas y más en plena campaña electoral. Porque el 80% de lo que venden es merchandising electoral. Desde galletas a muñequitos recortables de los candidatos para cambiarles la ropa.



De vuelta en el hotel, nos quieren volver a estafar: primero querían meternos a todos en una habitación que no tenía nada que ver con lo que habíamos reservado y ahora dicen que no conocen la web en la que hicimos la reserva y que nos cobran más que el precio que indica la reserva. Así que tengo una idea mientras duermo (sí, lo sé xD) y aunque íbamos a quedarnos dos noches allí, decidimos meter todas las maletas en el coche e irnos de allí. Sólo íbamos a dormir y salir temprano por la mañana, así que saldremos ese mismo día de noche y dormiremos en algún motel random, después de comprobar que no hemos muerto en ninguno de los anteriores. Y creedme, si no morimos en el del último pueblo de USA, ya no moriremos en ninguno.

¡Sol sevillano!



Visitamos la Biblioteca del Congreso, para hacer tiempo hasta la hora de la visital al Capitolio.





Y vaya visita... Resulta que ese mismo día deciden cambiar las medidas de seguridad para visitar el Capitolio. Antes dejabas tu bolso o mochila a la entrada y pista motorista. Ahora no puedes dejar el bolso, porque no se hacen responsable, pero en cambio tienes que vaciar todo su contenido (menos la cartera) y dejarlo en los cajetines igualmente. Que alguien me lo explique. Y justo cuando nos toca entrar... ¡que los senadores se van a comer! *rolleyes*

En fin, disfrutemos de la vista:





Y a visitar el Tribunal Supremo





Ese día conocimos a la ardilla que comía patatas fritas con piel (porque no pelan del todo las patatas antes de freírlas)



Intentamos subir al Washington Monument pero ya no hay entradas



Así que vamos a ver la Casa Blanca, que no creemos que sea la Casa Blanca porque REALMENTE es muy pequeña. ¿En serio que es tan tan tan pequeña? ¡Que tienen que trabajar unos sentados encima de otros fijo! En la foto parece más grande, pero es un chalet.



Esa noche tenemos el tour de Washington en bici, así que hacia allí nos encaminamos cuando nos encontramos con un equipo de football americano:



Una vez equipados con nuestros chalecos reflectantes y nuestros cascos, seguimos a nuestro guía Devin (muy guapo, por cierto) y volvemos a The Mall sobre ruedas



Esa noche recorremos todos los Memorials, empezando por el World War II Memorial, desde donde se ve el Lincoln Memorial



La figura de Lincoln es más grande que la Casa Blanca. En serio.





Desde allí, la vista también es espectacular



El memorial a Vietnam, el memorial a Korea, el Jefferson Memorial y el Roosevelt Memorial (uno de los más bonitos y originales) y volvemos al punto de partida después de tres horas de andar por ahí con la bici. Si vais a Washington y tenéis la ocasión de hacer el tour en bici, lo recomiendo. Mucho. En realidad en la bici no estás mucho tiempo y es todo llano, así que lo puede hacer cualquiera.

Y habiendo decidido que no íbamos a dormir en el hotel timador, cogemos el coche y ponemos rumbo al Norte, pasando por delante del Pentágono (o lo que creemos que era el Pentágono). Fue un momento de confusión importante.

Y ya estábamos a la mitad del viaje.

Tags: graphics: picspam, travel
  • Post a new comment

    Error

    default userpic
  • 0 comments