samauri (samauri) wrote in naughty_mist,
samauri
samauri
naughty_mist

Crónica de un road trip IV

Nos levantamos otro día más en Nueva York para visitar uno de sus mayores emblemas, la Estatua de la Libertad:



Cogemos el barco en Battery Park rezando porque el tiempo se siga manteniendo y no llueva.



Después de pasar los controles varios de seguridad (y son muchos), subimos a pie hasta el pedestal, que es hasta donde se puede subir. Si no, más que habríamos subido.



Mientras hacíamos cola en el control y subíamos, el día se ha despejado y las vistas de Manhattan son increíbles.







Cogemos el barco nuevamente para volver a Manhattan. Imágenes del final de "Armas de mujer" cruzan por mi mente.



Ya de nuevo en la isla principal, recorremos el Downtown y celebramos en Wall Street el buen momento del Euro. Al reportero de Fox News le hicimos gracia con nuestras chorradillas. No descarto que hayamos salido en la tele.



Comemos una pizza tamaño extrafamiliar y vamos a ver la exposición de "Bodies", que está bien pero a mí me dio un poco de repelús :s ¡Y tarde de compras! Outlets muy muy chungos en los que no compro nada porque la ropa era un poco hortera y antigua en general. Así que seguimos mirando en todas las tiendas que pillamos abiertas, incluso en Toys'r'us, que tiene una noria dentro de la tienda.



¿La Virgin Store? Nuestra perdición. E ir de tiendas agota, sobre todo cuando no cierran hasta medianoche.

Un día más y un día menos.

Llegamos a Grand Central Station



y el Mago nos indica el camino



para llegar a la ONU





Hacemos la visita guiada y tenemos suerte, porque ese día no hay reunión y podemos visitar la Asamblea General (aunque desde que no está Koffi el ambiente ha decaído xD)



Queremos verlo todo y tenemos que elegir, así que visitamos el Radio City Music Hall, de la mano del guía más gayer del universo



Es el mayor teatro del mundo



Cada uno tiene que hacer sus compras y encargos, así que nos separamos para encontrarnos después en lo alto del Empire State. Sí, vemos demasiadas películas y nos encanta.

Pero antes, una visita a Columbus Circle y la vista desde el edificio de la Warner.



Cae la noche en Nueva York y Cary Grant nos espera, así que mirando al cruzar, subimos al Empire State Building. Siempre impresionante.











¿Cómo no enamorarse de Nueva York? Es imposible no hacerlo.

Penúltimo día en Nueva York. Ya llevamos un montón de días de viaje, pero no desfallecemos y visitamos el Metropolitan, que es muy raro porque tiene de todo, todo junto. Que si un templo egipcio, que si escultura, que si pintura, que si interiores de un palacio francés, que si "cogimos esta calle de París del siglo XIX y nos la trajimos aquí con las fachadas y escaparates". La terraza del museo, en Central Park era muy guay.



Cuando bajamos, alquilamos unas bicicletas y damos una vuelta por el parque. No sabéis lo orgullosa que estoy de mi manejo con la bici, que hacía años que no montaba. ¡No me tuve que bajar en ninguna cuesta! xD







Devolvemos las bicis y nos vamos corriendo hacia el Rockefeller Center porque tenemos el tour de los estudios de la NBC. Y llegamos... pero cancelan el tour *woes* Nos cambian las entradas para el día siguiente a primera hora de la mañana. Tenemos entradas para ir a ver "Wicked" esa noche, así que hacemos tiempo en el Madame Tussaud's y en FAO donde puedes visitar Diagon Alley:



Con sus figuras gigantes de Lego



Y puedes tocar el piano de "Big"



And it's Wicked time!





Nos reafirmamos en nuestro amor por el cast londinense, aunque éste tampoco está mal. Y lo que no pasa nunca, nos pasa a nosotros. A los 10 minutos de empezar la obra, alguien en el patio de butacas se pone a gritar "heeeeeeeelp!" y se para la obra. Resulta que alguien se ha puesto malo, ha tenido un desmayo, un infarto o alguna emergencia. Al rato, los actores vuelven a salir y siguen donde lo dejaron y ya del tirón. Después, la queue de rigor y saludamos a Kerry Ellis (again). Y ya que estamos por ahí, nos vamos a tomar un Cosmopolitan, un must.

Nuestro último día en Nueva York.

Madrugamos para recorrer, esta vez sí, la NBC y vemos el estudio diminuto de Conan y sabemos que TIna Fey está ensayando detrás de la cortina. Dejadnos pasar, dammit!

Recorremos el Village, donde está la casa de Friends



la casa de Carrie



Gay Street



Definitivamente el Village es muy mono



Y monos tienen que ser los lofts del Soho



¡Una aparición demoniaca!



Una vueltecilla por Chinatown



Little Italy



Y nos sentamos en Washington Square a comer el "Recession Menu" del Gray's Papaya. Perritos + zumo de papaya. Muy muy bueno. Este rincón se convierte de repente en uno de mis favoritos de la ciudad. Hay gente tocando instrumentos y cantando pero no para sacarse unas pelillas, sino simplemente porque les apetece. Gente leyendo, navegando por internet, gente paseando, niños que parece que han salido de la nada porque no los ves por el centro.



Último atardecer en Nueva York. Y qué mejor forma de pasarlo que cruzando el Brooklyn Bridge. Impresionante.









Cruzamos a Brooklyn e investigando llegamos a una especie de playa en el Hudson. Ésta es la última imagen que me llevo de la ciudad.





*sighs*

Al día siguiente, madrugón. Recogemos un nuevo coche, igual que el anterior (Cañonerouuuu!) pero esta vez gris, encajamos las maletas en plan Tetris y ponemos rumbo a Boston por carretera, ya que nuestro avión sale desde allí.

Como tenemos tiempo, damos una vueltecilla, porque Boston con sol es algo sorprendente para nosotros.



Y ya que estamos, comemos en Cheers.





Vuelo Boston-Philadelphia, donde hacemos escala y cogemos un nuevo avión, ésta ya lleno de españoles que nos trae de vuelta a casa. Yo caigo rendida y prácticamente duermo todo el vuelo. Dormir. Eso es lo que sigo haciendo durante el resto del día siguiente. Y el siguiente. Estamos cansados, pero ha merecido la pena.

Vaya que sí.
  • Post a new comment

    Error

    default userpic
  • 0 comments